Enamorando diseñando

Actualizado: 15 de feb de 2019

Febrero es el mes del amor y en Café con Leche lo sabemos y nos subimos al tren,

¡Ni modo! Y es que no hay amor que se pueda comparar con aquel que escuchamos emanar de nuestros clientes cuando, apasionados por su marca, por su nombre, por su producto, nos cuentan a detalle por qué nació, y por qué quieren hacerlos crecer.

Pero (sí, siempre hay un pero) este amor, como en todas las relaciones amorosas tiene un proceso y pasa por varias etapas necesarias para que sea algo duradero.


A primera vista

De pronto algo atrapa tu atención, quizá sus aretes, su voz, lo que traía puesto, su olor. Y lo mismo aplica para el diseño: en ese momento algo te atrapa sus colores, la forma de su logotipo, lo fácil que fue leer el artículo, la foto impactante… Pero siempre, algo primero te hace click.


Conociéndonos más

Y es entonces cuando decides hacer más preguntas, ¿le gustarán los perros o los gatos?, ¿qué tipo de música escuchará?, ¿le gustará ir al cine? Y entonces en esta etapa es que las marcas nos envían mensajes gráficos sobre lo que nos ofrecen: más diversión, más seriedad, más dinamismo, más lujo, etc.


En Café con Leche creemos que la planeación de esta etapa es de vital importancia. Muchas veces se ama a ciegas y se ama la idea del producto o de la marca y cuando no funciona, todos los sueños se ven un poco frustrados. Por ello, siempre nos gusta platicar mucho con nuestros clientes, entender de dónde vienen, cómo surgió ese enamoramiento con lo que venden, y a quién más quieren enamorar para poder dar ese mensaje en específico y dirigirlo a un público en particular. Es un proceso que requiere paciencia, dedicación, momentos de reflexión y de trabajo en equipo en el que nos gusta siempre estar presente.


Sociedad

En este parte del proceso del amor, después de ser atraídos y conocer qué podemos esperar, es cuando viene la prueba de fuego: ¿será todo real? ¿de verdad lee 10 libros al día?

Así, el ingrediente principal del siguiente paso es convencer con hechos, y es cuando muchas relaciones se rompen debido a que es hora de poner a prueba lo prometido. Pero con una relación estable, viene la confianza, la cooperación mutua y el gana-gana.


En esta etapa es cuando muchas marcas pierden credibilidad. Por ello el paso anterior debe reflejar la esencia verdadera del producto o marca y no sobreprometer nada. Saber bien las fortalezas y debilidades y ser capaces de demostrar el valor del producto o marca, nos ayuda a poder crear con cada cliente una sociedad.


Mantenimiento

Toda relación requiere de constantes cuidados, una flor cada mes, una cena romántica, un cumplido o incluso una sonrisa sin razón de ser. Cuidar del usuario final incluye cómo le presentamos la marca o el producto, cómo le hacemos llegar nuestros mensajes y qué le comunicamos, porque eso habla de que lo tenemos presente y que nos importa mantener esa sociedad.


En conclusión, cualquier relación o proyecto que valga la pena requiere de tiempo y deberá ser construido con pasión, verse atractivo, ser real en lo que promete y ser nutrido con cuidado para estar siempre fresco y al día. Les deseamos todo un año de relaciones de este tipo y para sus proyectos… ¡Les invitamos un café con leche!


https://www.amazon.co.uk/Brand-Romance-Lifelong-Relationship-Audience/dp/1137369000/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1398778274&sr=8-1&keywords=brand+romance

75 vistas

@ Café con Leche 2018 • Aviso de Privacidad